29 abril 2022

exibart.es entrevista: Hilde Teerlinck, comisaria del Pabellón de Bélgica en la Bienal de Venecia.

de

Bajo el título 'The Nature of the Game', el pabellón presenta una exposición del reconocido artista Francis Alÿs sobre la importancia del juego.

Francis Alÿs, 'The Nature of the Game', 2022. Vista de la exposición en el Pabellón de Bélgica en la 59ª Bienal de Venecia. Foto de Roberto Ruiz.

Gritos ruidosos, risas divertidas, debates animados, una mezcla de lenguas que tienen colores distintos. Una carrera de caracoles con la concha pintada, un curioso diálogo entre niños y mosquitos, un rápido descenso a bordo de un neumático. «Creo que nosotros, como adultos, deberíamos ser fieles a los niños que fuimos», afirma Francis Alÿs (Ámberes, 1959), artista encargado de representar a Bélgica en la 59ª Bienal de Venecia. 

Al acceder al pabellón nacional –situado en la entrada de los Giardini junto a los de España y Países Bajos–, el público es recibido por una combinación colorida de imágenes y sonidos, una invitación implicita a meterse en juego. La exposición The Nature of the Game [La naturaleza del juego] se compone de una amplia selección de vídeos recién producidos y de una serie pictórica; el conjunto de imágenes alegres nos invita a reflexionar seriamente sobre la importancia de la diversión y del recreo, funcionando como alegoría de realidades a veces muy complejas. 

Still del vídeo ‘Children’s Game #31: Slakken’, 2021. Duración 5’01». Fuente: www.francisalys.com

«Francis empezó a interesarse por los juegos de niños en 1999, filmando a un chico que daba una patada a una botella por una calle empinada, para dejarla rodar hacia él de nuevo y luego darle otra», nos explica la comisaria del pabellón belga y directora de la Fundación Han Nefkens (Barcelona), Hilde Teerlinck. Hace referencia al vídeo Children’s Game #1: Caracoles, filmado en Ciudad de México ese mismo año. «Desde aquel entonces, cada vez que ha viajado, Francis ha filmado a los niños que jugaban por la calle, con la intención de registrar todo lo que pasaba en el espacio público. Como en el caso de sus celebres caminatas por distintos lugares del mundo, esta también es una herramienta que utiliza para observar y documentar los códigos que regulan a una determinada sociedad».

Como también subrayó Bea Espejo –comisaria de Corrección, propuesta del artista catalán Ignasi Aballí para el Pabellón España–, Teerlinck comenta que la postergación de la fecha de celebración de la Bienal a causa de la pandemia de Covid-19, permitió que el equipo trabajara con el tiempo necesario a concebir un proyecto de esta envergadura (¿será capaz la institución Bienal de recoger estos comentarios compartidos y cuestionar su metodología y funcionamiento de cara a futuras ediciones?). La comisaria destaca, además, como los prolongados meses de confinamiento y cierre de las instituciones artísticas redujeron de forma considerable el número de exposiciones, permitiendo, por otro lado, a artistas como Francis Alÿs poder concentrarse en proyectos nuevos. De hecho, mas allá de las pequeñas pinturas que dan la bienvenida a l@s espectador@s al entrar en el Pabellón y que Alÿs realizó a lo largo de los últimos veinticinco años, el edificio acoge catorce vídeo (diez de los cuales son nuevas producciones realizadas, en su mayoría, con la colaboración de Julien Devaux y Félix Blume) en un display laberíntico y lúdico. 

Francis Alÿs, ‘The Nature of the Game’, 2022. Entrada del Pabellón de Bélgica en la 59ª Bienal de Venecia. Foto de Roberto Ruiz.

«Queríamos que el pabellón reflejase la temática actual de la investigación de Francis, hasta en su presentación formal. Hace años que él se centra en observar y registrar como los niños juegan por la calle, ya que la considera la mejor manera para entender un territorio y como evolucionan las costumbres de una sociedad. Desde 1999, los juegos han empezado a desaparecer del espacio urbano a causa de múltiples factores: entre ellos, la invasión de la ciudades por los coches, el miedo de los padres frente a los crecientes peligros en la calle, el aumento descontrolado del juego en línea».

Y continúa: «los cambios sociales han hecho que los juegos migraran del exterior al interior. Y la pandemia ha acelerado este proceso de manera significativa. Así que en el acto de filmar, hay para Francis una preocupación y voluntad de preservarlos, antes que se pierdan por completo». 

Filmados en contextos geográficos y geopolíticos muy distintos (como por ejemplo Congo, México, Bélgica, Suiza y Hong Kong), los juegos presentados destacan por su carácter universal. Se trata de hecho de formas de agregación social, de creación compartida, de organización estructurada, que los niños propician con cierta seriedad y concentración. «La serie Children’s Games nos muestra que cuando los niños juegan, lo hacen de manera muy intensa», explica Hilde Teerlinck. «Consiguen neutralizan el mundo exterior, incluso en situaciones muy conflictivas. Tienen la capacidad de ser creativos, de adaptarse y de dar sentido a la sociedad en un mundo que ha dejado de tener sentido». En definitiva, ¡los juegos son muy serios! y es imprescindible reconocerles este valor. 

Still del vídeo ‘Children’s Game: #27: Rubi’. Fuente: www.francisalys.com

La convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Niños les reconoce  «el derecho (…) al descanso y el esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad y a participar libremente en la vida cultural y en las artes». En una coyuntura histórica como la que estamos viviendo –en que el éxodos ucraniano ha obligado a más de la mitad de la población infantil total del país, cifrada en 7,5 millones de niños, a ser desplazada–, este mensaje, así como la reflexión de Alÿs, resuenan con aún mas fuerza.  

Un dato a destacar, todos los vídeos del artista están producidos bajo la licencia Creative Common. Este significa que no pertenecen a él y que pueden ser visionados libremente o descargados a través de su página web. Una actitud ciertamente coherente con la propia naturaleza del vídeo, pensado en sus orígenes como medio democrático par excellence. 

Después de Venecia, The Nature of the Game viajará a Bélgica, «con la intención de restituir algo a cambio al país que hizo todo esto posible», concluye Teerlinck. En la primavera de 2023, la exposición podrá verse, de hecho, en el centro de arte contemporáneo WIELS en Bruselas. El pabellón belga en Venecia, en cambio, permanecerá abierto junto con todo el resto de propuestas de la Bienal, hasta el 27 de noviembre. Y para quien no pueda viajar a Venecia, cómo decíamos la serie completa The Children’s Games ya está disponible en la página web del artista. 

 

Retrato de Hilde Teerlinck, 2022. Foto de Roberto Ruiz.

Hilde Teerlinck (Bélgica, 1966) vive y trabaja en Barcelona. Es directora y gerente de la Fundación Han Nefkens, proyecto que da apoyo a artistas jóvenes que trabajen con el vídeo, a través de becas de producción. Todos los proyectos se llevan a cabo en estrecha colaboración con museos y centros de arte internacionales. Hilde Teerlinck fue directora del FRAC (Fondo Regional de Arte Contemporáneo) Nord-Pas-de-Calais en Dunkerque, del CRAC Alsace en Altkirch y del Centro de Arte Contemporáneo de Perpignan, y coordinadora artística del Pabellón de Mies van der Rohe, en Barcelona. Ha comisariado numerosas exposiciones internacionales y bienales, incluida la Bienal de Lyon 2015 (contribución del Palais de Tokyo), la Trienal de Beaufort 2015 (en la costa belga) y la Trienal de Kortrijk (ediciones 2018 y 2021).

 

Retrato de Francis Alÿs grabando. Cortesía del artista.

Francis Alÿs (Bélgica, 1959) vive y trabaja en Ciudad de México. Arquitecto de formación, Alÿs utiliza diversos medios, como pintura, dibujo, pasando por el vídeo y la animación. Sus obras abordan problemas etnológicos y geopolíticos a través de la observación y participación en la vida cotidiana.

Carolina Ciuti

Sobre el autor

Carolina Ciuti (Pistoia, 1990) es comisaria de arte contemporáneo e investigadora en el campo de las artes visuales y escénicas. Es Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Florencia (2009-2012) y ha cursado un Master en Arte Contemporáneo en el Sotheby’s Institute of Art de Londres (2013-2015). Desde septiembre de 2021 es Directora de la revista digital exibart.es. En paralelo, ocupa el cargo de Directora Artística del Festival de video-creación LOOP Barcelona, donde empezó a trabajar como comisaria en 2015. En LOOP, ha producido exposiciones, ciclos de cine y performances de artistas internacionalmente reconocidos como: Agnes Meyer-Brandis, Aleksandra Mir, Steina & Woody Vasulka, Anton Vidokle y Adriana Vila Guevara. Ha comisariado exposiciones, ciclos de performances y proyecciones en instituciones o manifestaciones como: Westbund Art & Design (Shanghái); Filmoteca de Catalunya, Fabra i Coats-Centre d’Art Contemporani de Barcelona, MACBA-Museu d’Art Contemporani de Barcelona, Real Círculo Artístico (Barcelona); FIAC (Paris), entre otros. Ha editado las publicaciones Before the Name: A Book on an Itinerant Performance Project (RAM Editions, 2018) y I Have A Friend Who Knows Someone Who Bought a Video, Once (Mousse Publishing, 2016). Es además colaboradora estable de la revista de cultura contemporánea La Maleta de Portbou y co-fundadora del colectivo artístico CRiB con el que se dedica a crear proyectos híbridos entre las artes visuales, el teatro y la performance. Ya sea a través de la escritura, el comisariado o la investigación, todos sus proyectos denotan un profundo interés por la noción de ‘tiempo’ en todas sus facetas.